Yoga para Preservar la Memoria

El que practiques yoga para tu mente, va mucho más allá de mejorar la memoria.Te proporciona fuerza mental y un pensamiento claro, enfocado y direccional.

La memoria es una de las tantas funciones del cerebro. Gracias a ella, podemos codificar, almacenar y recuperar la información. La que funciona a corto plazo nos permite retener datos del espacio con el que estamos interactuando por unos pocos segundos o minutos. Luego, desaparece. Cuando pensamos en nuestros recuerdos y conocimientos, nos referimos a la memoria a largo plazo.

A cada momento tenemos nueva información, acontecimientos, sucesos y hechos que han de ser tenidos en cuenta, o no. Con el fin de hacer frente a todo esto, tenemos que entrenar nuestra mente de una manera que refuerza el aspecto dinámico de la memoria.

El yoga tiene en cuenta la memoria estática y la dinámica, fortaleciendo así todas las facultades de la mente: la retención, el análisis y la recuperación. La práctica de yoga nos hace que prestemos atención al momento presente, agudiza la percepción audio-visual, fortalece la cognición, y facilita el procesamiento de la información sensorial. La práctica del yoga (la combinación de las asanas, ejercicios de respiración y las diferentes técnicas de meditación) estimulan el riego sanguíneo al cerebro. Esto facilita la salud general del cerebro y mejora la concentración. Además de ser excelente para mejorar la memoria, mejora las capacidades cognitivas en general.

Las asanas para fortalecer tu memoria son:

  • Hay dos posturas de yoga principales que abordan los problemas físicos y mentales para facilitar el bienestar general: La vela (Sarvangasana) y La cobra (Bhujangasana). Ambas posturas de yoga ofrecen una gran mejora para la memoria. La postura Vertical cabeza abajo (Shirshasana) es una postura específica para la mejora de las funciones de la mente como la memoria. Su práctica regular en gran medida agudiza la memoria y mejora la concentración y la atención. Las posturas de yoga que involucran flexión hacia delante, como La flexión de pie hacia delante  (Uttanasana) y La flexión hacia el frente sentado (Paschimottanasana), también son buenas para mejorar la memoria, actuando sobre la médula espinal y el sistema nervioso.
  • Ejercicios de respiración (Pranayama): El Pranayama centra la mente en la respiración, a medida que entra y sale el aire de los pulmones. El proceso aumenta el nivel de oxígeno en el cuerpo y estimula el flujo de energía espiritual o prana, en la mente, lo que da un impulso a la memoria. Kapalbhati, Bhastrika y Bhramari son los tres mejores pranayamas para la memoria.
  • Meditación: La meditación sentados en La postura perfecta (Siddhasana), La postura del Loto (Padmasana) o La postura de las piernas cruzadas (Sukhasana) es una gran ayuda a la memoria. El efecto aumenta cuando la meditación se hace mientras se canta un mantra. No es necesario el uso de mantras largos con una pronunciación difícil. Con el canto de Om es suficiente para este propósito.

 

Complementa tu rutina de yoga con estos alimentos para fortalecer y enriquecer  tu mente

Arándanos

Por poseer antocianinas, ejercen un efecto positivo sobre la memoria y el aprendizaje, al mejorar las conexiones entre las neuronas. También son efectivos para reducir el daño progresivo del cerebro.Prepara una infusión de una cucharadita de arándanos secos en una taza de agua. Bébela dos veces al día

Ginkgo Biloba

Tiene la capacidad de mejorar la circulación en los capilares. Al mismo tiempo, aumenta su resistencia y ayuda a que no se rompan. De este modo, mantiene la salud del cerebro para evitar afecciones que puedan causar pérdida de memoria.Prepara una infusión de una cucharadita de planta por cada vaso de agua hirviendo. Deja reposar entre 3 y 5 minutos, y bebe dos tazas al día.

Ginseng

Favorece la irrigación de sangre al cerebro, ya que funciona como vasodilatador. Esto mejora el trabajo mental. Al mismo tiempo, aumenta la capacidad de comprensión y permite una mayor facilidad en el aprendizaje.

Nueces

Por su contenido de omega 3 y vitamina E, funcionan contra el deterioro cognitivo. Por ello, potencian y mejoran la memoria.

Espinaca

Por tener luteína, funciona como un protector de las células cerebrales, previniendo su degeneración. El ácido fólico que contiene también ayuda a evitar la pérdida de memoria y mejorar la concentración.