El sol, el mar y el yoga

Siempre ten en cuenta que el yoga se puede practicar en todas partes: en casa, en el parque e inclusive en la playa.

Si dentro de tus planes de vacaciones de mitad de año está el ir a la playa, no permitas que tu vida en el Yoga  se vea afectada para no realizar tus asanas, hoy te traemos una compilación de ciertas posturas que puedes hacer durante tu paso por la playa. Son cómodas, sencillas y lo mejor vas a seguir recibiendo los beneficios del yoga en medio de estado relax y de pasar en familia.
El yoga es fenomenal para aquellas personas que buscan la paz de su mente y su cuerpo. No necesitas tener todas las tardes libres, un par de días a la semana es más que suficiente. Si ya eres un experto en hacer yoga, entonces sólo necesitas encontrar tus momentos.

Las asanas sentadas aportan elasticidad a las caderas, rodillas, tobillos y músculos inguinales. Eliminan la tensión y dureza en el diafragma y la garganta, suavizando y facilitando la respiración. En cambio, las posturas de pie fortalecen los músculos y las articulaciones de las piernas, incrementando la flexibilidad y la fuerza de la columna.

Con la llegada de la temporada de múltiples paseos, el estrés puede, incluso, aumentar: preparamos las vacaciones, ahorramos para un viaje ideal, conciliar entretenimiento y familia... es decir, un sinfín de preocupaciones que pueden arruinar tu descanso. El yoga puede ser tu aliado hasta en tu destino vacacional.

Asanas para la playa

Pose del camello

Colócate de rodillas y pon tus manos en las caderas. Levanta el pecho mientras tocas tus tobillos. Recuerda respirar y mantenerte concentrada. Lo ideal es hacer esta asana sin ningún tipo de esterilla para sentir la energía que fluye de la arena.

Pose del delfín

Esta es otra pose ideal para practicar en la playa. Ponte en cuatro patas con las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Baja los antebrazos y luego camina hacia adelante con los codos. Pon tus dedos juntos y presiona los antebrazos en la arena. Entrelaza tus dedos y presiona los brazos en la arena. Dobla los dedos de tus pies y levanta la cadera hacia el cielo. Mantente en esa posición durante 15 respiraciones, descansa durante 5 respiraciones y vuelve a repetir.

Pose del cangrejo

Siéntate cómodamente en la arena y pon las palmas de las manos en la arena detrás de las caderas, mientras tus dedos apuntan hacia ti. Respira de manera profunda y al exhalar levanta la cadera hasta alinear los muslos, tu torso y tus hombros. Recuerda relajar el cuello. Mantente en esa posición durante al menos 5 respiraciones y repite tres veces.

Postura del cadáver

Acuéstate en la arena boca arriba con los brazos a los lados y con las palmas también hacia arriba. Siente como cada parte de tu cuerpo se hunde suavemente en la arena caliente. Quédate así durante 10 minutos mientras te relajas, y no olvides colocarte protector solar.