El Propósito Del Yoga

El Yoga comienza con el cuerpo físico, con enfoque en las asanas, pranayama y meditación. Pero es más que eso y no es solo lo que practicamos en una clase 90 minutos sobre la esterilla. El objetivo es el autoconocimiento, la liberación, la evolución de la conciencia o el despertar, como quieras llamarlo. Darnos cuenta de que no estamos separados.

Swami Satyananda Saraswati, fundador de Bihar School of Yoga en India, escribió en relación a lo que era el yoga en la antigüedad y la diferencia con lo que a veces se transmite hoy en día.

“En la antigüedad el yoga se practicó durante muchos años como una preparación para los estados superiores de conciencia. Ahora, sin embargo, el verdadero propósito de esta gran ciencia está siendo del todo olvidada. Las prácticas de yoga que fueron diseñadas por los rishis y sabios de la antigüedad, para la evolución de la humanidad, están siendo comprendidas y utilizadas en un sentido muy limitado. A menudo escuchamos a la gente decir: “Oh, yo no practico la meditación, sólo practico yoga físico, hatha yoga”. Ahora ha llegado el momento de corregir este punto de vista. Hatha yoga es una ciencia muy importante para el hombre de hoy.”

“El principal objetivo de hatha yoga es crear un equilibrio absoluto de las actividades y procesos del cuerpo físico, la mente y la energía que interactúan. Cuando se crea este equilibrio, los impulsos generados dan una llamada del despertar a la fuerza central el cual es responsable de la evolución de la conciencia humana. Si el hatha yoga no se utiliza para este propósito, se pierde su verdadero objetivo “.

Por eso la práctica de yoga continúa cuando nos vamos de clase. Es la observación alerta y sin esfuerzo de lo que vamos siendo cuando trabajamos con el cuerpo, y también cuando nos relacionamos con las demás personas, con los animales, con la naturaleza, con los alimentos, con nuestros pensamientos, con nuestros miedos, con nuestras emociones. Con nuestra mente, que insiste en que creamos que lo que vemos es la realidad única, tal y como la vive, olvidándonos que solo estamos interpretando, viendo una parte limitada de lo que es y no el todo.

Fuente: Yoga es más