¿Cómo saber, si estás haciendo una asana correctamente?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Cómo sé si estoy haciendo correctamente esta asana?... Tal vez alguna vez te has preguntado esto o qué difícil es hacer yoga, o cuándo podré realizar esta asana… entre sin fin de preguntas sobre el perfeccionamiento de tus posturas.

Hoy te traemos unas recomendaciones de acuerdo a tu nivel de práctica. Para que puedas mejorar cada día tus asanas.

Asana:
Postura firme y cómoda que se mantiene en la inmovilidad, largo tiempo y con control de la respiración y de la mente.

1ª fase: Principiantes

  • Aprender bien la técnica; informarse bien, leer, ver vídeos, preguntar al profesor o a alumnos avanzados.
  • Practicar las asanas y fijarnos en detalles externos, tratando de no forzar.
  • Mantener las posturas unos segundos o pocos minutos.

Es importante que logremos un mínimo de flexibilidad. Si miramos fotos y vídeos en Internet nos desanimaremos, ya que el 99% de las fotos serán muy bonitas estéticamente. Eso no es yoga. Yoga es una experiencia subjetiva e individual, y cada cuerpo tiene unas limitaciones. Las posturas perfectas son aquellas en las que nuestro cuerpo puede permanecer sin lastimarse y con la mente serena. En yoga no hay que competir, ni hacer alardes de nada.

2ª fase: Intermedios

  • Una vez que dominamos la ejecución externa de la postura (aptitud), tenemos que aprender a dominar la ejecución interna (actitud).
  • Alargaremos la permanencia en cada postura, hasta varios minutos en cada asana. Lo importante en yoga no es «estirarse» mucho, sino permanecer cada vez más tiempo en cada postura.

Una vez adoptada la postura, haremos lo siguiente:

– Relajarnos: aflojar bien el cuerpo y las tensiones.

– Aplicar la Ley del mínimo esfuerzo: prestar atención a los músculos que no intervienen en la postura, y relajarlos.

– Respiración controlada: por la nariz, lenta… Mantener una respiración amplia y profunda, y cada vez que espiramos, tratar de relajar más y más el cuerpo.

– Concentrar la mente en la asana: Esto es lo más difícil ¿Qué se puede hacer para concentrar la mente? Sentir la asana. Sentir el estiramiento de los diferentes músculos, las presiones a las que nos somete la postura, cómo se expande la caja torácica o el abdomen con cada respiración, sentir lo que sentimos (valga la redundancia). Tenemos que mantener la mente anclada en las sensaciones que produce la asana. ¿Y si la mente se distrae? Volver a tomar conciencia de la asana, sin enfadarse, sin perder la paciencia. Si la mente se va 10 veces en un minuto, con la práctica se irá 7, y al cabo de unos años 5… Y así hasta lograr el dominio del cuerpo y de la mente.

3ª fase: Avanzados (Maestros)

  • Decía Patanjali: «Se alcanza el dominio de la asana cuando uno es capaz de meditar en ella».
  • La mayoría de nosotros se pasará largos años en la segunda fase, pero el día que logremos un estado meditativo en cada asana, habremos logrado un nivel avanzado. Esa será la prueba de que dominamos la asana.
  • En cuanto a la flexibilidad, irá mejorando con la práctica, pero no es indispensable que lleguemos con la frente a las rodillas o que nos volvamos de goma. Un buen yogui no es aquel que se estira mucho, sino aquel que es capaz de meditar en la asana, aunque no posea mucha flexibilidad.

Fuente: /agencias/

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.