Ardha-Matsyendrasana - Torsión de la espina dorsal

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Es una postura de torsión básica y la número 25 de la serie Bikram.

A consecuencia del efecto de la torsión sobre las vértebras, se produce el estiramiento de los músculos que unen las vértebras de forma oblicua, es decir los músculos rotadores o musculatura paravertebral, que son los responsables de la estática de la columna vertebral.

La mejora de la estática de la columna vertebral a través de los movimientos de torsión beneficia a su vez la estática de todo el cuerpo en general.

La torsión de las vértebras también favorece la hidratación de los discos intervertebrales y las articulaciones vertebrales adquieren mayor elasticidad restaurando la movilidad a la columna.

Las torsiones suministran un suave masaje a los órganos internos, al masajear y movilizar los órganos internos los procesos depurativos del cuerpo se activan y las toxinas se drenan y son desechadas del organismo. Activan la digestión y aportan más energía a todo el organismo. En general las torsiones nos ayudan a desintoxicarnos y reestablecer nuestra energía.

Esta asana comprime y estira la columna vertebral desde abajo hasta arriba. Aumenta el líquido sinovial de las articulaciones. Masajea los riñones, hígado, vejiga, bazo e intestinos.

Beneficios de la asana

  • Estimula el hígado y los riñones
  • Estira los hombros, las caderas y el cuello
  • Revitaliza la columna
  • Estimula el aparato digestivo y la digestión
  • Alivia dolores menstruales, el cansancio, los dolores ciáticos y el dolor de espalda
  • Resulta de utilidad para combatir el asma y la infertilidad

Paso a paso

  1. Siéntate en el suelo con las piernas estiradas, doble la pierna izquierda y coloque la rodilla apuntando al frente y el pie al lado del muslo derecho.
  2. Respira, cruza la pierna derecha por encima de la pierna izquierda, de manera que coloques la planta del pie derecho en el suelo al lado del muslo izquierdo.
  3. Ensancha las caderas y coloca bien los dos ísquiones en el suelo, intenta mantener un poco la curva en la zona lumbar. Mete el coxis y estíralo hacia el suelo.
  4. Mantén bien apoyada la base en el suelo y presiona el suelo con la planta del pie izquierdo y con el muslo derecho.
  5. Exhala, colocala mano derecha en el suelo detrás del glúteo derecho y rodea la rodilla derecha con el brazo izquierdo, o si lo prefieres, simplemente con la mano izquierda. Para no equivocarse, recuerda que se rodea siempre la pierna con el brazo del lado contrario.
  6. Sigue llevando el coxis hacia el suelo, inhala y extiende la columna hacia arriba, prepárate para girar la columna.
  7. Exhala y gira hacia la derecha, comienza la torsión desde la pelvis, girando toda la columna desde abajo hacia arriba. La cabeza es lo último que giras.
  8. Usa el brazo de atrás y lleva el omoplato más hacia el centro de su espalda, deslízalo hacía abajo.
  9. Mira hacia atrás por encima del hombro derecho y no fuerces la postura, ni tires del cuello ni de los hombros. Sigue abriendo el corazón con el omoplato. Continúa respirando profundamente.
  10. Cada vez que inhales intenta enraizar más la postura al mismo tiempo que estiras la columna hacia arriba y profundiza más en la torsión cada vez que exhales.

Fuentes/Agencias

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.